Uso de hilo o seda dental (superfloss)

odontologia Rao

El uso del hilo dental es fundamental para mantener tus dientes sin caries interproximales, y para prevenir la aparición de enfermedades en las encías.

Como es un procedimiento un poco lento y detallista, recomendamos hacerlo solo una vez al día, idealmente en la noche (porque uno tiene más tiempo) y usarlo después del cepillado de la noche.

 El uso de hilo dental en pacientes con o sin aparatos fijos de ortodoncia es prácticamente igual, con la salvedad que en los pacientes con frenillos fijos, el hilo hay que primero enhebrarlo o pasarlo bajo el arco de alambre.

En realidad, cualquier hilo dental sirve, siempre y cuando puedas enhebrarlo bajo el arco dentario, lo que no es fácil de hacer en la parte posterior de los dientes o entre los molares.

Para hacer esa tarea más fácil, te recomendamos un hilo dental llamado Superfloss, de Oral B.

El Superfloss está compuesto por 3 partes diferentes: una parte corta y rígida, luego una sección de esponja y finalmente un trozo largo de hilo dental convencional.

La forma de utilizarlo es la siguiente:

1- Introduce el trozo corto y rígido del superfloss bajo el arco de alambre.

2 Con la parte de la esponja, limpia el costado de cada bracket.

3- Pasa el hilo dental entre los dientes, intentando “abrazar” primero un diente y luego el diente vecino. Recuerda que el hilo dental debe llegar hasta el borde de la encía e incluso debe meterse un par de milímetros en la encía, pero sin que duela o haga daño.

4- Con cuidado, retira el hilo dental y repite este procedimiento en todos los dientes. Una vez terminado, bota el hilo dental a la basura y luego enjuaga tu boca con agua.

 

es_CLSpanish (Chile)
es_CLSpanish (Chile)